FOROS

Septiembre 22, 2018, 02:38:19 am

Encuesta

¿Qué pareja de esta historia les gusta más?

Alexander X Rose
Karin X Alexander
Jane X Jaret

Autor Tema: Recuerdos [28/28] + extra [FINALIZADO]  (Leído 15780 veces)

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [20/?] + extra
« Respuesta #60 en: Marzo 02, 2011, 07:08:20 pm »
Siii!!! que le diga ya por favooor!!! (gritando entusiasmada)
Me encantó el capi, espero el siguiente.....
Muchas gracias Tamy xD espero la conti (estoy súper feliz n.n)
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [21/?] + extra
« Respuesta #61 en: Marzo 03, 2011, 11:57:48 am »
                                                    Capítulo 21: "La transmutación"

Me puse nerviosa, mi corazón latía cada vez más rápido, él desvió la mirada, al parecer algo le daba vergüenza, ¿sería lo que me iba a decir lo que le ponía en ese estado?

-   Pero antes quiero preguntarte algo.
-   Sí.
-   ¿Por qué lloraste aquella vez?- entonces lo recordé, pero me daba miedo decírselo, me daba miedo su respuesta, no sabía si quería escucharla o no.
-   Bueno e-este yo…

-   ¡Karin!- se escuchó entonces el saludo enérgico de Jaret desde la puerta- hola señora- le saludó a alguien.


-   Abuela, ¿qué estabas haciendo ahí escondida? ¬¬
-   No sé de qué me hablan, yo sólo pasaba por aquí y…
-   ¡Nos estabas espiando! ¿verdad?  :grr:
-   Bueno, más bien llamo a eso observar el comportamiento de dos jóvenes.
-   Hasta tienes el descaro de admitirlo ¬¬
-   Jajajajaja- no pude evitar reírme de él, estaba nervioso pero de una forma adorable.
-   ¿Y a ti qué bicho te picó?
-   Es que te ves adorable cuando te sonrojas.
-   O///O- normalmente era él quien hacía que me avergonzara, pero esta vez yo hice que él se avergonzara.

    Durante la hora del almuerzo, todo fue tranquilo hasta que el abuelo de Alexander habló.

-   Voy a enseñarte a controlar tu ira- se dirigía a mí.
-   ¿Eh? Pero si yo no me enojo muy a menudo.
-   Pero cuando lo haces te sales completamente de control, es peligroso para los que están a tu alrededor e incluso para ti misma.
-   Sí, tienes razón- añadí con tristeza al recordar lo que acababa de suceder.
-   Pero para eso estamos nosotros, para apoyarte- Alexander me dio una palmada en el hombro y me mostró una sonrisa- eres poderosa, pero te falta algo de control.

    ¿Eso era un cumplido o qué onda? O.o era extraño, pero se sentía bien.

    El abuelo de Alexander me llevó a un lugar casi desolado y me enseñó a cómo controlar mis emociones aunque no hice tanto esfuerzo ya que aún me dolía un poco la espalda, había sido un golpe directo, ¿qué clase de poderes tenía Arom?

    Esa noche sí que estaba exhausta, me tiré en la hamaca de afuera, acababa de bañarme y mi cabello aún seguía algo húmedo, sin duda necesitaba un corte, estaba más largo de lo que acostumbraba tener, pero eso lo dejaría para otro día, ya no tenía ganas ni para levantarme.

    Me gustaba la brisa que soplaba allí, era reconfortante y había una gran paz, entonces recordé a Hernán, lo extrañaba mucho, pero presentía que pronto lo volvería a ver.

    Me quedé dormida, a la mañana siguiente los rayos del sol dieron directamente por mi rostro.
-   Despierta ya- escuché una voz dulce, pero seguía medio dormida lo que me impidió reconocer su voz.
-   N-no…- me quejé.
    Sentí una mano acariciarme la cabeza, mi corazón latía aceleradamente, pero no quería abrir los ojos, le agarré de la mano aún sin saber quién era.
-   V-vamos ánimo, levántate- abrí los ojos y me asusté al ver el rostro de Alexander tan cerca del mío.
-   ¡Kyahh! O///O- reaccioné casi instantáneamente cayéndome de la hamaca.
-   Jajajajaja- no pudo aguantar la risa.
-   Sabía que te asustarías- entonces lo noté algo desanimado.
-   Buenos días- traté de disimular mi curiosidad, pero quería saber qué le pasaba.

    Todo el día estuve con el abuelo otra vez, y cada día era más cansador y sentía más curiosidad por saber qué era lo que le pasaba a Alexander, se lo pregunté a su abuela, pero ella sólo me sonrió y me pidió que no me preocupara que pronto se iba a recuperar, pero no me dio detalles.

    Una noche ya no lo pude soportar, me dirigí hasta su habitación con la excusa de que iba a avisarle que ya estaba la cena, me encontré con la sorpresa de que él estaba tirado en el suelo.

-   A-Alexan-der- corrí hasta donde él estaba.

    Al parecer estaba inconsciente, le toqué la frente y ardía de fiebre, salí corriendo junto a sus abuelos.

-   Alexander es-est-á ti-tira-d-do e-en – no podía decir nada.
-   Ya era hora- su abuela se puso de pie y se dirigió hasta donde estaba Alexander, todos estaban tranquilos, ¿acaso había algo que yo no sabía?
-   ¿Acaso no les importa cómo él está?
-   Es normal- añadió su abuelo.
-   ¿¡!?

-   Sí que estás perdida, pero es lindo que te preocupes por él- añadió Jane, sin duda había algo que yo no sabía.
-   ¿Alguien me puede explicar qué está pasando?
-   Bueno, siéntate y tranquilízate- me indicó con el dedo para que me sentara, yo obedecí.
-   Bueno, ya me tranquilicé- di un suspiro para mantener la calma.
-   Los ángeles de energía llegan a una etapa en que sufren una transmutación, esto ocurre a los dieciocho años donde empieza a envejecer más lentamente, por ejemplo en diez años sólo envejecemos como si hubiera pasado un año y después de cierto tiempo, cuando llegamos a la tercera edad, volvemos a transmutarnos y a quedarnos así para siempre.
-   Entonces ustedes tienen como…
-   Seiscientos veinte años, tuvimos dos hijas, pero lastimosamente las dos ya fallecieron, la madre de Alexander al menos llegó a casarse, pero la otra no.
-   No debí haber preguntado- dije al ver al anciano triste.
-   Tranquila, todo está bien.

    Entonces la abuela regresó con una expresión preocupada.

-   ¿Pasa algo?- preguntó el abuelo.
-   Hay complicaciones- entonces todos pusimos la misma cara de preocupación.

Continuará.
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [21/?] + extra
« Respuesta #62 en: Marzo 03, 2011, 03:36:34 pm »
hay que lindooo capitulo me gusto mucho Tamy
espero el otro con ansias jajaja  :becho:


 

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [21/?] + extra
« Respuesta #63 en: Marzo 05, 2011, 09:34:59 am »
¿Complicaciones? yo no quiero que nada le pase!!
Bueno, gracias por el cap ^^
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [22/?] + extra
« Respuesta #64 en: Marzo 11, 2011, 11:40:43 am »
Bueno chicas, lamento muchísimo la demora u.u es que estuve muy ocupada esta semana, pero aquí les dejo el cap ^^

                                            Capítulo 22: "Salvando a Alexander"

     La abuela mostraba un rostro serio que preocupaba a todos allí, ¿a qué clase de complicación se refería? ¿Era muy grave? ¿Qué se podía hacer?

-   Al parecer él se niega a transmutar psicológicamente lo que hace que su organismo insista con más fuerza, tiene mucha fiebre y no recupera la conciencia, si sigue así en veinticuatro horas posiblemente las alteraciones provoquen que su corazón deje de funcionar.
-   Pero no entiendo cuál es la razón para que él se niegue a seguir el ciclo de la inmortalidad.
-   Yo creo saberlo- la abuela me miró a mí, pero ¿por qué a mí?

-   ¿Hay algo que podamos hacer?- pregunté entonces.
-   No- su respuesta me hizo sentir como si mi mundo se fuera a acabar.
-   Pobre Alex-murmuró Jane.
-   Yo… no voy a esperar sólo hasta que él muera- no me imaginaba estar allí de brazos cruzados.
-   Karin, espera- trató de detenerme Jane.
-   No, deja que se vaya- añadió el abuelo despreocupado.
-   ¿Tuviste una visión?- le interrogó la abuela.
-   Sí.

    Al entrar en la habitación lo encontré acostado en la cama, sus cachetes estaban rozagantes, respiraba como si hubiera corrido en un maratón, le puse una mano en la frente y seguía con fiebre.

-   Alexander… ya no hagas esto- casi era una súplica, le tomé de la mano.

    Entonces sentí que me apretó la mano con fuerza, abrió la boca como para decir algo.

-   Ka-rin- dijo mi nombre con dificultad, de su mano que sostenía la mía salía una luz que no tardó en esparcirse por toda la habitación.

    Era como el sueño de la otra vez, él estaba en frente de mí en medio de ese camino rodeado por los cerezos. No pude evitar recordar aquel beso de aquel sueño, desvié la mirada con vergüenza.

-   Yo… no quiero ser inmortal- dijo entonces llamando mi atención.
-   P-pero ¿por qué?
-   Porque es una vida larga y si no la compartes es muy solitaria.
-   Pero para eso estamos nosotros tus amigos, Jaret, Jane, Noah y yo, también está tu papá, tu abuela, tu abuelo...
-   Pero tarde o temprano van a dejarme solo.
-   No pienses en el futuro, piensa en el presente, ¿qué prefieres? ¿seguir viviendo junto a nosotros el tiempo que nos queda de vida o ya no volver a vernos de nuevo?
-   Yo…
-   Si en doce horas sigues así, entonces morirás, y yo no quiero que eso pase.

    Me dio un abrazo, casi era un concurso de quién abrazaba con más fuerza.

-   Quédate aquí conmigo
-   Alex-ander, por favor, no sigas.
-   ¿No quieres abrazarme?- se apartó de mí con una carita triste.
-   Te pido que no sigas rehusándote a lo que tiene que pasar, muchas personas se van a poner tristes si te mueres, entre esas personas estaré yo.
-   Yo no quiero ser inmortal.
-   Ya lo eres, lo llevas en la sangre, y es algo que no puedes cambiar.
-   Sí puedo.
-   ¡Pero yo no quiero!- empecé a llorar.
-   Karin…- la expresión de tristeza que ponía me hacía sentir peor.
-   Así no es como yo te quiero recordar, te quiero recordar sonriendo, y hay tantas cosas que todavía no pude decirte y no puedo, y tengo muchas preguntas para ti también, puede que te suene egoísta pero es la verdad, yo no quiero que te mueras así.

    Trató de calmarme, pero yo no podía dejar de llorar, y quizás les resulte extraño, pero me encantaría mil veces que él siguiera haciéndome bromas pesadas antes de verlo tan triste como lo veía en ese momento.

-   Hazlo por mí… porque yo te lo suplico.
-   Te quiero- fue lo último que escuché, no me dio tiempo ni para contestar.

    Desperté repentinamente, ¿sólo había sido un sueño?

    Le puse una mano en la frente, seguía caliente, me incliné para susurrarle algo en el oído.

-   Te quiero- le susurré, pero entonces sentí su abrazo O///O

    Al parecer no iba a soltarme, seguía como dormido, pero su temperatura estaba volviendo a la normalidad.

-   ¿Me dijiste algo?- me preguntó soltándome.
-   N-no nada.
-   Juraría que me habías dicho algo.
-   Alucinas Alexander- O///O- voy y le digo a los demás que ya estás mejor.

    Me miraron como a un bicho raro, mi cara seguía roja como un tomate.

-   El ya despertó- añadí mirando a otra parte.
-   ¡Qué linda está toda roja!- añadió la abuela alegre.
-   Cuéntanos qué pasó- Jaret me miraba con cierta sonrisita.
-   N-nada, voy a salir a tomar aire fresco- aún era de noche, me moría de la vergüenza por lo que le había dicho a Alexander.

    Me quedé pensando durante un largo rato cuando repentinamente sentí a alguien detrás de mí, no me dio tiempo para voltearme para ver quién era, me sorprendió con un abrazo.

-   No sé qué hiciste, pero gracias- fue un intento de beso en la mejilla pero ya que yo le daba la espalda se equivocó besándome en la oreja, cosa que hizo que se me erizara la piel por completo.
-   De nada.
-   Duerme bien que mañana nos vamos, buenas noches- me soltó, pero yo no quería que me soltara.
-   Buenas noches.





Continuará.
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [22/?] + extra
« Respuesta #65 en: Marzo 11, 2011, 06:40:17 pm »
estaba esperando este capitulo
estubo muy lindo  :wah y que lindo alex
espero la continuacion
gracias  :becho:


 

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [22/?] + extra
« Respuesta #66 en: Marzo 12, 2011, 08:03:02 am »
Me encantó!!!  :wah
(*Loca romántica saltando de felicidad*) xD

Muchas gracias por el cap, lo espaba esperando
Espero la conti ^^  :kawai:
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [23/?] + extra
« Respuesta #67 en: Marzo 13, 2011, 06:11:50 pm »
                                              Capítulo 23: "Asechándome"

       A la mañana siguiente, había empacado ya todas mis cosas, fue difícil despedirme de ellos, Megan transportó a Jane, Jaret no necesitaba ayuda y Alexander se tele transportó conmigo, ya no era nada fuera de lo común sentir su abrazo, pero igual me inquietaba.

    Llegamos al fin al otro continente, pero este era mucho más peligroso que el anterior ya que todos allí probaban su fuerza con cualquiera, cosa que aún no lo sabíamos.

-   Manténganse a mi lado, yo los protegeré, estamos en territorio desconocido- añadió Noah caminando por delante.
-   Sí como no ¬¬- seguí de largo.
-   El más valiente de todos nos protegerá…-  :jeje: se burló Alexander.
-   ¡Hey!... hablaba en serio-  :grr: se quejó al percatarse de que se había quedado atrás.

    Solté una risita al escucharlo, cada uno se fue por su lado sin saber exactamente a qué clase de peligros estábamos expuestos.

    Yo estaba mirando a mi alrededor, me había dirigido a un lugar algo desolado, casi no había viento, el lugar era cálido como un desierto, pero estaba pasando por el medio de dos acantilados, miré al cielo, eran verdaderamente altos, si alguien caía de allí, seguro que moriría.

    Era un lugar caluroso debido a su ubicación más cercana al sol, fue entonces cuando me fijé que el camino era largo, no debía haberme adentrado en aquel lugar.

    Por el camino me topé con unos huesos, eso me aterró profundamente, un depredador había estado allí antes, traté de hacer silencio al caminar, pero nada más se escuchaba además de esos cuervos molestos que sobrevolaban en esa zona.

    Un cuervo aterrizó en medio del camino, pero éste tenía una mirada muy diferente a las de un cuervo normal.

    Sus ojos eran rojos y penetrantes, me estaba mirando fijamente, era la primera vez que sentía miedo de un pájaro.

    Avancé como si nada disimulando mi temor, de seguro saldría volando cuando ya estuviera por alcanzarlo, después de todo, eso era lo que hacían lo pájaros normales.

-   Shu, shu- le dije al estar parada ya justo en frente de él, estaba en medio del camino, le hice un gesto con la mano, pero no se movió ni un solo milímetro.

    Una pluma negra cayó del cielo, al observar arriba, pude ver una inmensa cantidad de cuervos observarme desde lo alto de los precipicios como si me hubieran rodeado.

    Entonces el cuervo de ojos rojos se comenzó a transformar en un hombre justo delante de mí.

    Traté de huir, pero me era imposible, ese hombre me estaba persiguiendo con sus alas negras.

-   No escaparás, eres mi presa- aterrizó justo en frente de mí.
-   Atrás- mi magia con agua no funcionaba en un lugar tan caluroso, no podía sacar agua de ninguna parte allí.

    Entonces traté con mi control del trueno que aún no era muy confiable, pero una pequeña chispita en la punta de mi dedo fue lo máximo que pude conseguir.

-   Ya basta de juegos…- tenía una mirada asesina, había escuchado hablar acerca de los de su especie, ellos se comían a las personas.

    Fue entonces cuando se pudo escuchar el sonido del aleteo de todos los cuervos, el hombre miró al cielo preocupado.

-   No puede ser- murmuró con rabia, se volvió a transformar en un cuervo y salió volando.

    ¿Qué estaba pasando? No podía haber huido de mí, miré a mi alrededor, pero no había nadie.

    Seguí adelante con inseguridad, pero lo único que quería era salir de allí lo más pronto posible.

    Fue entonces cuando la vista crucé con una mirada hermosísima de color violeta, era un niño de cabello plateado que me miraba con tristeza.

-   Hola niño- traté de ser amable.
-   Waahhh- corrió a abrazarme llorando.
-   ¿Qué te pasa?- era adorable.
-   Tengo miedo…
-   Yo te voy a cuidar- de seguro había visto a esos cuervos.
-   Quiero que me cargues- añadió repentinamente alegre.

    Pero a esa carita quién se resistiría, era adorable con esos cachetes rozagantes,  asentí con la cabeza como si estuviera hipnotizada, lo cargué en la espalda.

    Después de un largo rato me percaté de que el niño estaba durmiendo, no quise despertarlo, sentí su cálida respiración en mi cuello.

-   ¿Ya llegamos?- me preguntó aún medio dormido.
-   Ya casi- añadí.
-   Karin…- ¿cómo sabía mi nombre?

    Me quedé congelada cuando sentí que me besó el cuello, ¿qué estaba pasando?, su piel era helada.

-   Tengo sed… no quería hacer esto, pero hueles muy bien- entonces sentí cómo dos agujas afiladas penetraban mi cuello.

    Me temblaban las piernas, me sentía cansada, no pude evitar soltarlo, veía todo borroso, puse una mano en el cuello que me ardía de dolor, estaba manchado con sangre.

-   V-vampiro- dije antes de caer en los brazos de alguien ¿quién?, no lo sé.

   


Continuará XD
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [23/?] + extra
« Respuesta #68 en: Marzo 14, 2011, 09:51:42 am »
:ahh: como se sabe el nombre? quien es?  quien la sostubo?

sera ese niño malo, pero le dijo que la perdonara xq tenia mucha sed, quien sera?

me gusto mucho el capitulo

espero la conti...

Gracias Tamy


 

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [24/?] + extra
« Respuesta #69 en: Marzo 16, 2011, 05:01:02 pm »
                                          Capítulo 24: "Nuevamente ingenua"

    Desperté encontrándome en una habitación bastante lujosa, en una esquina estaba sentado ese mismo niño con una carita de tristeza.

-   Discúlpeme señorita, yo no quería beber tanta sangre suya y primero debí habérselo preguntado.
-   Oh, no hay problema, estoy bien- era imposible enojarse con esa criatura.
-   Marcus, afuera- se escuchó en eso una voz fría pero a la vez encantadora.
-   Sí…- el niño salió.

    En eso noté que alguien más estaba en la habitación, tenían un increíble parecido, era como ese niño en versión adulto, se acercó a mí sin decirme nada y puso su fría mano en mi herida.

-   Perdona a mi hermanito, afortunadamente llegué a tiempo antes de que te convirtiera en vampiro.
-   No hay forma de que alguien pueda enojarse con él, es adorable.
-   No puedo negarlo, es una de sus virtudes además de saber el nombre de las personas con tan sólo verlas, perdona si te asustó- sonrió al apartar su mano de mi cuello.
-   Muchas gracias por todo, pero vine con otras personas y de seguro que están preocupados por mí.
-   A ver…- me tocó la frente- ¿hablas de tus amigos?, los voy a mandar a buscar para que vengan a verte.
-   Oh, no hace falta, no quiero molestar.
-   Insisto- me sonrió amablemente.

    La puerta se abrió repentinamente, una mujer hermosísima de cabellera larga y azulada entró en la habitación.

-   Oh, mil disculpas por lo que le hizo mi hijo- todos tenían una voz encantadora.
-   No, está bien…
-   Quédate a cenar con nosotros.
-   No quiero molestar, además que…
-   Voy a ir a buscar a tus amigos- añadió entonces el joven desapareciendo repentinamente.
-   Tú sólo relájate, estás con un poco de anemia

    Me quedé sola, me sentía cansada, repentinamente el joven volvió a aparecer.

-   Ya los encontré- me dedicó una sonrisa- vienen para acá.
-   Gracias.
-   De nada, mi nombre es Elric.
-   Yo soy…
-   Karin, ya lo sé, al tocarte la frente busqué algunos recuerdos para saber a quiénes te referías.

    Entonces recordé que cada vampiro tenía ciertas habilidades únicas y especiales.

-   Duque Elric- entró en eso una sirvienta- lo mandan a llamar.
-   Nos vemos- se despidió de mí.

    ¿Duque? ¿Estaba en una casa real? Pegué los ojos durante un rato, después escuché el rechinar de la puerta cuando se abrió nuevamente.

-   Venimos a avisarle que dentro de una hora estará la cena- era la sirvienta.
-   Ah, muchas gracias.

    Me sentía extraña en ese lugar lleno de desconocidos, pero ellos me trataban demasiado bien así que sería descortés de mi parte escaparme.

    Iba a cortarme el cabello, pero después pensé en sólo igualar las puntas, quería dejarme el cabello por lo menos hasta la mitad de la espalda.

-   Ya está la cena- anunció Elric al otro lado de la puerta.
-   Ya voy- al abrir la puerta me encontré con él.
-   ¿Pasa algo?- su mirada tan fija en mí me causaba algo de inquietud.
-   Es que eres muy bonita.
-   O///O gracias.
-   Vamos- me tomó de la mano y me dirigió hasta el comedor.

    Me alegré al ver a todos allí, Jane, Jaret, Noah y Alexander. Aunque resultaba algo incómodo tener que pasar la noche en ese lugar.

-   ¡Karin!- se pusieron de pie contentos menos Alexander que me miraba detalladamente quien sabe pensando en qué otra vez.
-   Hola.
-   ¬¬…- se quedaron mirándome, entonces me percaté de que seguía tomando de la mano al duque.
-    :ahh: Ah, lo siento- me disculpé.
-   No importa- me dedicó una sonrisa.

    Después de eso, todos nos sentamos alrededor de la mesa, la reina me miraba con amabilidad al igual que el rey, también estaba allí el príncipe, hermano mayor de Elric y Marcus.

-   Elric tenía razón, eres muy bonita- murmuró el príncipe haciendo que más de uno se atragantara con la comida incluyendo a su prometida que estaba sentada justo a su lado.
-   Em… ¿gracias?- como que ya me estaba incomodando recibir tantos cumplidos.

    Al final de la cena, la reina empezó a hablar con Jane acerca de su control con el agua cosa que ambas tenían en común, Noah discutía con el príncipe acerca de que no era una lagartija, yo y Alexander intercambiábamos nuestras miradas, él me miraba con algo de enfado, ¿la razón? No tenía ni la menor idea qué había hecho esta vez.

-   Acompáñame- Elric me estiró del brazo repentinamente.
-   ¿Qué? ¿a dónde?- sus padres nos miraron sonriendo mientras que mis amigos, incluyendo a Alexander me miraban con una cara de ¿qué es lo que está pasando?

    Me llevó a la parte trasera del castillo donde se hallaba una pequeña habitación, al entrar en ese lugar oscuro...

-   Cuidado, no te caigas- añadió cuando al dar un paso sentí que había un escalón hacia abajo.

    Escuchaba sus pasos, estábamos bajando por las escaleras que parecían no tener fin, disminuí el paso una vez que ya me había cansado, él se dio cuenta de eso y también bajaba delante de mí más lento.

-   Ya llegamos- al dar un paso las velas se encendieron cuando él hizo un chasquido de dedos.
-   ¿Dónde estamos?- pregunté mirando a mi alrededor.

    La luz era algo tenue, quien sabe en cuántos metros bajo tierra nos encontrábamos, las paredes estaban pintadas con símbolos y dibujos, había muchos pasillos y puertas diferentes, nos dirigimos hacia el pasillo que parecía ser el más largo.

-   No hagas mucho ruido, nuestros ancestros descansan aquí.
-   P-pero, ¿acaso los vampiros no son inmortales?- hablé muy bajo.
-   Somos inmortales, pero entramos en un sueño profundo cuando ya nos cansamos de vivir, eso si no nos convierten en cenizas.
-   Ah, ya…- lo último hizo que me diera un escalofrío, entonces también podían morir si se los convertía en cenizas.

    Guardé silencio, pero me preguntaba muchas cosas, si se convierten en cenizas, ¿a dónde iba su alma? ¿Los vampiros tenían alma? Bueno, por algo tenían sentimientos, pero si tuvieran que elegir entre dormir para siempre o convertirse en cenizas, ¿cuál les gustaría más? Porque como que vivir dormidos, tarde o temprano se les despertaría ¿no?

-   Ya llegamos- interrumpió entonces mis pensamientos.

    Habíamos llegado al final del pasillo, allí se hallaba una puerta dorada, él la abrió, pude sentir el frío que venía de esa habitación estando aún un poco alejada, pero él me cuidaría ¿o no?

    Primero que nada, ¿por qué lo seguía?, segundo, ¿él era de confiar?

    Claro que sí, él me había ayudado antes, no había posibilidad de que tuviera malas intenciones, entré con firmeza a la habitación.

-   Aquí guardamos lo más importante de la familia real.
-   ¿Por qué me trajiste hasta aquí?- pude ver un ataúd de oro en una esquina, él esbozó una sonrisa.
-   Sigues siendo una ingenua- esa voz no era la de Elric, sino la de Arom, me di media vuelta.

    Pude escuchar un fuerte sonido parecido al de una explosión afuera, ¿qué estaba pasando?

    Sólo cuando vi que la mirada de Elric no era la misma me percaté de que Arom estaba manipulando sus acciones como si él fuera su marioneta.

-   Levántate Witther Cedric, aquí está tu sacrificio- añadió Elric con un cuchillo en manos.

    Repentinamente me cortó el brazo, Elric abrió el ataúd, ese nombre me resultaba familiar, ese hombre había hecho historia entre los vampiros, fue el que implantó la ley de no asesinar más a sus presas, de no beber toda la sangre de una persona, y también el que más tiempo estuvo en abstinencia, lo que le hacía completamente vulnerable ante cualquier gota de sangre que pudiera oler en ese momento.

    Pude ver a un hombre de tez más blanca que cualquier otro vampiro ponerse de pie, me miró con sus ojos intensamente rojos, caminó hacia mí lentamente como si ya me estuviera saboreando con la mirada.

    Su cabello era negro y lo llevaba recogido, vestía completamente de negro, a mitad del camino se detuvo, sacudió la cabeza, se mordió el labio haciendo que le goteara una gota de sangre, entonces dio un paso atrás.

-   Tentador, ¿no lo crees?- añadió Arom justo detrás de mí, ¿en qué momento me había encadenado?- tu presa está completamente indefensa.
   
    Volvió a clavar sus ojos en mí, me temblaban las piernas, me moría de miedo, no podía usar el trueno porque el lugar se derrumbaría conmigo dentro, no podía usar el agua porque no sabía de dónde sacarla.

-   Huye- me dijo con una voz serena, hermosa, la voz característica de los vampiros, entonces sus ojos se oscurecieron del color rojo vivo al de color bordó.
-   Ajajajaja- Arom soltó una carcajada- qué divertido- murmuró.

    ¿Qué estaba planeando? Se escuchaba un gran barullo arriba, lo que me decía que una gran pelea se estaba armando allí, lo que me decía que quizás nadie pudiera salvarme esa vez.

    El vampiro estaba justo en frente de mí, sentí su lengua en mi cuello, definitivamente ese sería mi fin, iba a beber mi sangre hasta acabar con mi vida, después de todo, hacía siglos que él no había olido y mucho menos probado la sangre de una persona.

    Cerré los ojos con fuerza esperando a que sucediera lo peor.


Continuará.
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [24/?] + extra
« Respuesta #70 en: Marzo 16, 2011, 05:52:13 pm »
Jajaja Alexander celoso n.n
Muchas gracias por el capi, me gustó mucho, lástima que lo dejaste en la parte más interesante,
Espero el sigt cap xD
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [25/?] + extra
« Respuesta #71 en: Marzo 19, 2011, 07:47:56 am »
                                               Capítulo 25: "Volviendo a ser yo"



    Fue entonces cuando sucedió algo que me desconcertó,  :ahh: Arom soltó una risita y mandó a volar al vampiro, éste al chocar su espalda contra la pared la agrietó un poco.

-   Cuando un vampiro se obsesiona por la sangre de una persona, hará lo que sea para conseguirla.
-   ¿A qué quieres llegar con eso?- preguntó el vampiro.
-   Primero quiero que elimines a sus amigos y después te la doy.
-   Eso será rápido- esbozó una sonrisa y desapareció.

    Entonces pude entender lo que estaba pasando, la última vez había escuchado que habían dicho que yo valía mucho, algo de lo que no tengo ni la menor idea del por qué, su plan era eliminar a las personas que podían ayudarme.

-   Huele bien- entonces escuché murmurar a Elric, pero si estaba junto a Arom, estaría a salvo.
-   Ni se te ocurra, no tardo- ahí sí que me jodí, se adentró en un agujero negro dejándome sola, encadenada, herida, junto con un vampiro, ¿estaba loco o qué? ¿no se suponía que yo era importante?

    Elric se acercó a mí con una sonrisa aterradora, primero me lamió la herida, después volví a sentir por segunda vez el mismo dolor en el cuello.

-   Agh… duele- chillé.
-   ¡No la toques!- Alexander le dio un fuerte golpe apartándolo de mí.

    Empezó la pelea, Elric controlaba el fuego, lo que hizo que estar en una habitación por más de que fuera grande fuera peligroso, Alexander le tomó del brazo a Elric y los dos se tele transportaron, a dónde, ni idea.

    Me seguían preocupando las explosiones de allí arriba, no me gustaba para nada el hecho de ser la princesita a quien se debe rescatar, pero últimamente como que me había vuelto así, ¿qué me estaba pasando? Yo no era así.

    Traté de ponerme de pie, lo hice con dificultad por las cadenas que rodeaban todo mi cuerpo, entonces pensé ¿por qué no probar magia negra?, después de todo era una de las especialidades del símbolo luna, aunque no tenía ni la menor idea de cómo hacer ese tipo de magia.

    Aunque ahora que lo pensaba, aquella vez, ese escudo violeta que hice cuando estaba enfadada, era magia negra, entonces la clave era estar enojada.

    Cerré los ojos y pensé en mi enojo, en la rabia, en el odio, en todo lo triste que me había pasado, pero ya no más, no estaba dispuesta a perder a nadie más, quería ayudarlos, quería hacer algo por ellos, como que últimamente me había vuelto muy débil y siempre se me tenían que rescatar, pero eso no volverá a ocurrir, no iba a permitirlo.

    Pude sentir algo en mi pecho, abrí los ojos y una luz violeta salió de mí haciendo que las cadenas se rompieran, vendé mi brazo con partes de mi blusa y subí las escaleras corriendo.

    Al salir de allí me encontré con algo que me sorprendió, los cuervos estaban del lado de Arom, Laurent contra Jaret y Jane, los vampiros contra los cuervos y licántropos, y Rose esperándome con una sonrisa dibujada en su rostro, una repentina luz apareció en medio de nosotras.

-   Yo me encargo de ella, tu huye- ¿era Hernán?

    Sí, era él, pero no quería huir, aunque yo tenía dos piezas que proteger, no pude evitar mirar preocupada la pelea de Alexander con Elric.

    Las cicatrices de Elric se curaban casi al instante mientras que las de Alexander tardaban más tiempo, lo vi caer al suelo, corrí hasta él sin importarme meterme en medio de todo ese desastre.

    Por un momento llegué a pensar que nunca lo alcanzaría, cuando llegué hice que nos rodeara un escudo, Elric trataba de atravesar el escudo usando la fuerza lo que me hacía más difícil manejar la resistencia de éste.

-   ¡Alex!- él abrió los ojos algo sorprendido.
-   ¿Cómo me llamaste?
-   No pierdas el tiempo, toma mi energía vital- le pasé la mano.
-   No…
-   Por favor…
-   …- negó con la cabeza.
-   Por mí…
-   Eres muy mala- añadió quejándose y entonces sentí cómo mis fuerzas se estaban agotando.
-   Agh…- me dio un dolor de cabeza cuando el escudo que nos rodeaba se rompió como si fuera de vidrio.
-   Huye, se los quité a Elric hace un rato- me pasó dos piezas del talismán.

    Sólo tomé las piezas recordando que Marcel me había dicho que un vampiro tenía dos piezas de lo que buscaba, me alejé de allí, me sentía demasiado débil, la magia negra agotaba más que cualquier otra magia.

    Una vez que me hallaba un poco más alejada, volví a mirar atrás, Alexander tiró a Jaret con fuerza contra el suelo haciendo un hoyo allí, Laurent estaba perdiendo solo contra Jane y Jaret, Hernán seguía sin ningún rasguño, los cuervos y licántropos ya no eran manipulados por el control mental de Arom.

-   No te me escapas- escuché en eso la voz de alguien detrás de mí.

    No me dio tiempo para girarme, clavó sus colmillos en mi cuello, mi mente se quedó en blanco, ¿cuánta sangre ya estaba perdiendo?

-   Ya es suficiente- repentinamente Cedric se apartó de mí soltando un grito que llamó mi atención.
-   Pero ¿qué?- ¿Arom me había salvado?
-   No planeo acabar contigo todavía, el plan era eliminarlos a ellos- miró hacia donde estaba ocurriendo la batalla- pero me parece que para la próxima no los subestimaré.
-   ¿Por qué tanto interés en mí?
-   Porque puedes hacer algo que ni siquiera tu hermana puede hacer.

    Después de unas palmas se abrieron varios agujeros negros.

-   ¡Retirada!- gritó y todos obedecieron.

    Miré al suelo, Cedric había sido atravesado por estacas filosísimas de un extraño material negro, retrocedí cuando repentinamente una enorme llama lo cubrió por completo.

    Había estado frente a Frente con Arom y él no me había hecho nada aún siendo la persona más poderosa que yo conocía hasta ese momento.

    Caminé tambaleándome hasta donde estaban los demás, ellos me miraron preocupados, pero yo no tenía ánimos para nada, ni siquiera para hablar y mucho menos para  pensar.

-   ¿Karin?- Alexander se acercó a mí.
-   …- no tenía ánimos para emitir palabra alguna.
-   Todo va a estar bien, ya no te esfuerces- Hernán trató de tranquilizarme, pero yo no entendía qué era lo que pasaba.

    A través de sus ojos claros pude ver mi reflejo, puse una mano en el cuello mientras sentía que algo se derramaba, mi mano estaba empapada, miré al suelo, al ver tanta sangre empecé a marearme.

-   ¡Agh!- me senté, o mejor dicho, me tiré en el suelo, me sentía muy cansada, no quería ver esa expresión en sus rostros, les mostré una sonrisa y busqué algo en mi bolsillo.
-   Ya tenemos cuatro piezas- sonreí con esfuerzo.
-   Eso no importa ahora- Alexander me dio un abrazo, él estaba temblando, yo sólo cerré los ojos cayendo en un profundo sueño.

    Después de un largo sueño, al fin abrí los ojos con algo de pereza, me estiré en la cama sintiendo dolor por todo mi cuerpo, allí estaba Elric mirándome de una manera deprimente.

-   Hola- saludé.
-   Quiero disculparme por lo que pasó, te había llevado allí con la intención de darte esas dos piezas, pero entonces algo se apoderó de mí en contra de mi voluntad.
-   No hay problema, estoy bien.
-   Pero…
-   Que estoy bien, entonces ya deja de culparte.
-   ¿Hay alguna forma en que pueda pagarte?
-   No necesitas pagarme nada- me senté.
-   Insisto.
-   Entonces me gustaría que me dijeras cómo podemos ir a la isla Oeste, tengo el presentimiento de que puedo encontrar algo importante allí.
-   No es un presentimiento, el talismán que llevas en tu cuello te lo está diciendo.
-   ¿Talismán?- entonces me percaté de que las cuatro piezas ya estaban unidas y que tenía un talismán casi ya en tamaño de la mitad de lo que era antes.
-   Cada pieza contiene información diferente y toda dividida, es por eso que es necesario tener todas las partes para entender todo bien, además de que todo está escrito con un código o simbología que no conozco.
-   ¿Código o simbología?, no hay nada que leer.
-   Sí, al ponértelo puedes ver un montón se símbolos que recorren por tu cabeza imposibles de traducir.
-   Yo no leo nada, simplemente siento que sé toda la información que contiene.
-   Eso es raro.
-   Entonces de eso hablaba él- añadí al recordar las palabras de Arom.
-   ¿Quién?
-   Ah, no, nadie.

    Entonces alguien llamó a la puerta, era Hernán.

-   Sí, adelante, yo ya me iba- añadió Elric saliendo de la habitación.
-   ¿Cómo te sientes?
-   Como nueva- sonreí.
-   No mientas ¬¬
-   Bueno- admití, me sentía cansada.
-   Cuando te recuperes continuaremos con el viaje.
-   ¿Continuaremos?, ¿eso quiere decir que vendrás con nosotros?- estaba entusiasmada.
-   Así es.
-   ¡Yupi!  :feliz:
-   Pero primero te recuperas.
-   No hay tiempo- me puse de pie, aún me temblaban las piernas, pero yo más que nada sabía que se nos acababa el tiempo.
-   ¿A qué te refieres?
-   Sé que ya no hay tiempo que perder.
-   Entiendo- miró lo que colgaba de mi cuello comprendiendo lo que le trataba de decir.
-   Entonces nos vamos- extendió el brazo para que yo me cargara por él.

    Cuando bajamos encontramos ya a todos allí sentados en un círculo observándose el rostro sin decir nada.

-   Muchas gracias por todo, pero ya tenemos que irnos- le agradecí al rey.
-   Somos nosotros los que debemos agradecerles por todo y me siento muy apenado por lo que sucedió.
-   Elric no tuvo la culpa de nada- le defendí.

    Elric nos llevó hasta un puerto donde se encontraba un gigantesco barco, después de intercambiar unas cuantas palabras con un hombre de apariencia algo dura, el hombre asintió y dejó que subiéramos al barco.

-   Estoy a sus órdenes señorita.
-   ¿Yo?- se sentía algo raro, estábamos en un barco pirata, lleno de hombres agresivos, que daban miedo, con tatuajes y armas, pero al final su jefe iba a estar a mis órdenes.
-   Sí mi Lady.

    Ok, sin duda Elric le había llenado la cabeza de ideas extrañas a ese sujeto, pero tenía que aprovechar la oportunidad.

-   Quiero que nos lleven hasta la isla oeste.
-   Como usted ordene.

    Después de una hora, fue gracioso ver a Jaret y Alexander pálidos y mareados.


Continuará.

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [25/?] + extra
« Respuesta #72 en: Marzo 23, 2011, 08:18:39 pm »
:ahh: lo siento tamy por no contestar antes
esque si lo habia leido pero no pude contestar
esta muy bno
espero la conti..
gracias tamy
Aqui tu fiel fan como siempre esperando xD


 

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [25/?] + extra
« Respuesta #73 en: Marzo 24, 2011, 11:42:35 am »
Me encantó el capítulo ^^ espero con ansias el siguiente xD
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [26/?] + extra
« Respuesta #74 en: Marzo 26, 2011, 10:36:13 am »
  
  Capítulo 26: "Viaje por mar"
  [/size]

Solté una risita mientras Noah se unía al grupo junto con Alexander y Jaret.

-   No debí haber comido nada- murmuró él.
-   Cuéntanos la historia- me dijo entonces el capitán junto con unos tripulantes observándome con interés, entonces noté que había una chica en la tripulación.
-   Hola- le saludé, pero ella me miró de una forma no tan agradable.
-   Perdona a mi hija, tiene un pésimo sentido del humor- añadió el capitán.
-   Ah, ya…- ella se acercó a Alexander y le comenzó a hablar.
-   Ahora cuéntanos todo.
-   ¿Qué cosa?
-   El duque Elric nos contó que derrotaste al vampiro más poderoso de su clan, aunque hayas salido herida, es increíble que sigas viva.
-   Ah, ¿eso les dijo?- yo no lo había derrotado, había sido Arom el que lo había hecho en un abrir y cerrar de ojos.
-   ¿Cómo lo hiciste?
-   Eh… magia negra- contesté improvisando, ellos estaban a mis órdenes porque me creían poderosa y también importante.
-   ¿Eres bruja?
-   Provengo de una familia de magos.
-   También dijo que tenías una misión peligrosa.
-   Sí, es algo complicado.
-   Cuando la termines puedes venir con nosotros si quieres, serías de buena ayuda aquí.
-   Voy a pensarlo- “si sobrevivo” pensé.

    Había tanta calma en el mar, estábamos pasando por icebergs (témpanos de hielo), hacía mucho frío y no llevaba ropa tan abrigada.

-   Hace frío- murmuré mientras me castañeaban los dientes, sólo tenía una manta a mi alrededor, todos estaban en las mismas condiciones en las que yo me encontraba, quién iba a imaginarse que haría tanto frío de repente yéndonos un poco más lejos de aquel continente en el que hacía tanto calor.
-   Ven aquí- añadió Alexander, entonces noté que ni él ni su padre llevaban abrigos.
-   ¿Cómo es que puedes soportarlo?- pregunté entonces.
-   Una vez después de la primera transmutación nuestro cuerpo ya no es vulnerable al frío.
-   Qué suerte la tuya- murmuré, él se rió de mí y se sentó a mi lado.
-   Ven acá- me rodeó entre sus brazos, un extraño campo se extendió alrededor de nosotros.
-   No puedo esparcirlo mucho, pero si permaneces pegada a mí ya no tendrás tanto frío.
-   Yo digo que sólo te aprovechas.

    No dijo nada, simplemente se rió de mí, ¿desde cuándo nos llevábamos así?, creo que no hace mucho, poco a poco fuimos apegándonos más, y era una tortura estar tan cerca de él y no poder decirle acerca de mis sentimientos, aunque en ese momento me conformaba con estar así junto a él.

-   ¿Tienes hambre?
-   Un poco O///O- qué vergüenza, mi estómago estaba rugiendo, y lo peor, él lo había escuchado.
-   Voy a traerte algo- se apartó de mí, sentí repentinamente el frío.

    El venía de vuelta cuando entonces oí una hermosa voz femenina cantar, era hermosa, tan armoniosa, Jaret comenzó a actuar extraño.

    Todos los hombres actuaban extraño, por poco y se colgaban del barco, estaban como hipnotizados, hasta Hernán actuaba así.

-   ¿Sirenas?- pregunté entonces.
-   Qué hermosas  :sugoi: - murmuró Jaret.
-   ¡Idiota!- Jane le dio un fuerte golpe en la cabeza, pero él ni siquiera se quejó, actuó como si no hubiera sentido nada.

    El agua comenzaba a alborotarse y yo no sabía qué hacer, sólo estábamos Jane, yo y esa chica que por cierto ni siquiera sabía su nombre, alguien tenía que tomar el timón del barco, corrí hasta allí pero no era tan fácil como parecía, habían icebergs por todos lados, tenía que esquivarlos, pude ver trozos de barcos flotando en el agua, estábamos en su territorio.

    Siempre había tomado a las sirenas como mujeres hermosas y adorables, pero cuando querían hundirte con un barco, eso hacía que cambiaras de opinión acerca de ellas.

-   ¡Vamos a morir todos!- era Noah gritando y llorando, un momento, ¿cómo a Noah no le hacía efecto?

    Bueno, ese era un misterio que no quería resolver en ese momento, lo dejaría para después, teníamos que hacer algo.

-   ¡Jane!, trata de calmar el agua.
-   Sí- las sirenas eran más, pero Jane no les iba a dejar fácil.

    Yo también tenía que hacer algo, pero ya no se me venía nada más en la cabeza, y me distraje viendo a Alexander a punto de besar a una de ellas.

-   Pero qué…- (súper celosa, eh, quiero decir enojada)

    Actué siguiendo mis impulsos, solté el timón, sí, lo sé, fue algo muy estúpido de mi parte, y corrí hasta allí.

-   ¡Aléjate de él!- llegué justo cuando ella lo besó, él se dejó caer en el agua.

    Jaret también estaba a punto de caer, pude evitarlo con una chispa de trueno que sirvió bastante bien ya que la sirena estaba empapada.

    Las demás al percatarse de ello reaccionaron de una manera más agresiva siendo yo su blanco.

    No tenía tiempo para entretenerme con ellas, primero que nada, nadie dirigía el barco y nos acercábamos a un iceberg gigantesco y segundo, Alexander se estaba ahogando.

-   ¡Jane!, el timón- le grité enseguida.
-   Sí- adivinó a lo que yo me refería.
-   ¿Y tú no piensas ayudar? ¬¬- le pregunté a la señorita calmada que estaba en el barco.
-   No me agradas- sí que no dudó ni un segundo para decir eso.

    Traté de hacer dos trabajos a la vez, calmar el agua y electrocutar a las sirenas, usar dos tipos de magia a la vez era difícil y agotador, pero no imposible, perdí la paciencia haciendo que una gran descarga eléctrica cayera del cielo en el agua olvidándome por completo que Alexander seguía allí.

- ¡Tonta! ¡Cuida lo que haces!- me regañó aún sin hacer nada para ayudarme.

    Apenas el trueno tocó en agua, hice un campo de energía alrededor de Alexander para que no le afectara, pero estaba yendo en contra de mi propio ataque, de mi propia fuerza que en ese momento descubrí que era demasiado poderosa.

    El escudo se rompió, me dio un fuerte dolor de cabeza así como la última vez, pero también me comenzó a sangrar la nariz por el esfuerzo, el agua se tranquilizó y las sirenas se alejaron de nosotros, me tiré al agua helada para sacar a Alexander de allí.

-   ¿A-Alexander?- no respiraba, no sabía qué hacer.

    Iba a hacerle respiración artificial cuando alguien me empujó.

-   Sal de mi camino- y como si nada fue ella quien salvó a Alexander.

     El se sentó repentinamente tosiendo y echando toda el agua que había tragado.

-   ¿Helen?
-   ¡Qué suerte, ya estás bien!- le dio un abrazo, cosa que sorprendió a todos.
-   ¿Qué pasó?- preguntó entonces.

-   Sirenas- añadí respondiendo a su pregunta con una sola palabra y le di la espalda.
-   ¿A dónde vas?- me preguntó entonces.
-   Estoy mojada, pienso ponerme ropa seca.
-   Tú… ¿te tiraste al agua para salvarme?
-   Ella se encargó de lo más importante- sí, me moría de celos.

    Después de cambiarme de ropa, vi a Alexander charlando nuevamente con ella, cosa que me molestó un poco, me fui junto con Jane y Jaret, estaba amaneciendo y aún me dolía la cabeza, ese sí que había sido un lindo día.

    Estaba sumergida en mis pensamientos cuando repentinamente siento algo frío en mi cuello, era Helen apoyando una espada en mi cuello.

-   Probemos tus habilidades con la espada, pero sin truquitos.
-   Será un placer- necesitaba desquitar mi ira, y con quién mejor que con ella.

    Estábamos frente a frente rodeadas por todos que nos observaban detenidamente, no estaba acostumbrada a las espadas y todo eso, aunque recuerdo que solía jugar con los niños del pueblo a los piratas con palos como espadas, nadie podía vencerme en eso, esperemos que eso me sirva de algo.

-   La que pierde sale del barco.
-   ¿Cómo?
-   No seas cobarde.
-   Pero pensé que sería un juego amistoso.
-   Yo no juego.
-   No me gusta tomar en serio las cosas cuando no hay peligro.
-   Claro que sí hay peligro, tengo una espada de verdad.

    Pero no sería capaz de atravesarme con eso, ¿o sí?

-   ¡En guardia!- me tomó desprevenida su ataque repentino, ya era hora de reaccionar.


Continuará.


« Última modificación: Marzo 26, 2011, 10:50:45 am por Tamy 8D »
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [26/?] + extra
« Respuesta #75 en: Marzo 26, 2011, 01:51:47 pm »
:ahh: esa chica en verdad que va en serio
ojala y no le haga nada a karin, hay que saber que esa chica si es una pirata por lo que
debe saber manejar bn una zampakuto, mientras que karin solamente jugaba.
gracias Tamy me gusto mucho el capitulo :becho:
espero la conti...


 

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [27/?] + extra
« Respuesta #76 en: Marzo 31, 2011, 10:43:34 am »
  Bueno, aquí está el capítulo que de seguro tanto estuvieron esperando ^^ el momento anhelado n.n
                                    Capítulo 27: "Llegada al campo de batalla final"

    Esos cinco minutos me parecieron una eternidad, se me erizó la piel al sentir el frío del filo de esa espada apoyada en mi cuello, estaba tirada en el suelo y mi espada estaba muy lejos de mi alcance.

-   Tu fin- se veía decidida.
-   Todavía no estoy derrotada- le prendí una patada, exageradamente fuerte para mi gusto, cosa que me gustó, cayó al suelo, me puse de pie y le puse un pie en el estómago para que no volviera a levantarse.
-   Me impresionas- estaba molesta, ahora era yo la que tenía apoyada la espada por su cuello.
-   Tú también.
-   Todavía no estoy acabada- sacó una navaja de su bolsillo, salí rápido de allí cuando ella me tiró la navaja rozando por mi rostro.
-   ¡Eso es trampa!- me quejé.
-   Si te hubieras quedado quieta no te hubieras cortado la cara.
-   Pero me hubiera atravesado la cabeza ¬¬
-   No seas exagerada.
-   ¿Quieres pelear otra vez?-  :grr: esa chica me sacaba de quicio.

-   ¡Cálmate Karin!- me regañó Alexander.
-   ¿Q-qué?- ¿la estaba defendiendo?
-   No seas agresiva.
-   ¡Ella empezó!- dijimos las dos al mismo tiempo señalándonos con el dedo índice mutuamente.
-   ¿Puedes ponerte de pie?- le extendió la mano.
-   Creo que me torcí el tobillo.
-   Mentirosa ¬¬ - murmuré algo enojada.
-   ¡Ya basta!- me gritó.

    Ayudo a poner de pie a Helen, me ignoró por completo por el resto del día, y no pude disimular mi disgusto, cosa que a Hernán le era divertido.

-   Mi lady, llegamos- interrumpió entonces mis pensamientos el capitán.
-   ¿En serio?- me puse de pie entusiasmada, se podía ver la isla desde allí.
-   Fue un placer viajar con ustedes- se inclinó un poco al despedirse.
-   Muchas gracias- le mostré una gran sonrisa.

-   ¿Quieres venir con nosotros?-  :ahh: preguntó entonces Alexander haciendo que mis pelos se pongan de punta.
-   ¡Sí!- Helen bajó del barco.
-   ¡Qué divertido!- dije con sarcasmo caminando adelante.

    Pude escuchar la risita de Jane atrás, sin duda había hecho que mis celos se notaran excesivamente, pero ya no podía disimularlo, quería asesinar a esa chica.

-   Un momento- repentinamente me entró un pánico terrible al notar que no tenía mi colgante.
-   ¿Qué?- preguntó Alexander entonces para mi mala suerte.
-   ¿El talismán?
-   ¿No lo tenías?
-   S- sí, pero.
-   ¡Tonta!
-   ¿Tonta?- esa fue la gota que colmó el vaso.
-   ¿Cómo puedes descuidar algo tan importante?
-   ¿Qué te pasa? ¿disfrutas echándome la culpa de todo hoy?
-   Era tu responsabilidad cuidarlo.
-   Bueno, mi responsabilidad llegó hasta aquí.

-   Karin cálmate- Hernán trató de tranquilizarme.
-   ¡No me vuelvas a dirigir la palabra!

    Sólo quería desaparecer e irme lejos de ese lugar, entonces un agujero violeta se abrió, era igual a los agujeros negros de Arom, solamente que ese lo había creado yo.

-   ¿A dónde vas?- preguntó demasiado tarde.
-   A ti no te importa- le saqué la lengua.
-   ¡Hey!

    Me siguió, pero una vez que yo atravesé el portal lo cerré instantáneamente, estaba molesta, no tenía ni la menor idea de dónde estaba, pero me senté a pensar un rato.

    Fue entonces cuando comencé a escuchar el sonido de gotas goteando, me fijé mejor a mi alrededor, estaba en una cueva, había un agujero arriba, de allí goteaba un poco de agua, era un lugar silencioso, por una extraña razón me sentí más triste que de costumbre.

-   ¡Hermoso!- escuché entonces la voz de un hombre murmurar.
-   ¿Quién anda ahí?- me puse de pie a la defensiva.
-   ¿Estás enojada? ¿triste?
-   ¡Muéstrate!
-   Aquí estoy- el agua en el suelo tomó forma, un hombre de piel blanquísima con cuernos y el cabello largo de un color azulado.
-   ¡Aléjate!- le mostré mi puño que dejaba ver una luz azulada.
-   Sólo voy a devorar tu alma.
-   ¡Atrás!- retrocedí con miedo.
-   Es la isla de los demonios y estás sola, ¡qué ingenua!
-   No necesito a nadie.
-   ¡Qué valiente!- ese tono que usaba conmigo me asustaba, un portal se abrió detrás de mí.

    Se apresuró por detenerme, pero entonces una mano calentísima me agarró del brazo.

-   ¡Pero qué!- la mano me estiró hacia el portal.
-   ¿Miedo?- una mujer de piel roja, unos ojos del mismo color y cuernos me tenía entre sus brazos.
-   ¡Suéltame!
-   Estás indefensa- estaba rodeada por muchos más, cerré los ojos mientras sentía que me debilitaba.
-   ¡Mierda!- escuché a la mujer renegar cuando me soltó y desapareció.

-   ¿Estás bien?- esa voz…
-   Gracias Elric.
-   Estaba preocupado por ti, por eso les seguí desde otro barco.
-   Gracias- le abracé llorando.

    No era por lo que me acababa de pasar, sino por la forma en que Alexander me había tratado.

-   Ya pasó- trató de consolarme.
-   No lo entiendo, ¿por qué él es así conmigo?
-   ¿El?- se apartó de mí extrañado.
-   Alexander me odia…
-   ¿Y eso qué importa si yo te confieso que te amo?
-   ¿Q-qué?
-   Mis sentimientos hacia ti son verdaderos.

    Una fuerte luz opacó mi vista, pero pude darme cuenta de la forma en que él se inclinó hacia mí y me besó.

    Pero ese beso no me hacía sentir mejor, me aparté de él tratando de ser lo más amable posible, entonces escuché otra voz masculina.

-   Me alegra que estés bien a salvo- me volteé hacia él.
-   Alex, yo…
-   ¿Alex?- murmuró Alexander extrañado por la forma en que lo llamaba por segunda vez.
-   Lo siento…- salí corriendo de allí.

    No quería parar de correr, seguía llorando, ese era mi primer beso, y no había sido la persona a quien yo amaba la que me besó, sino peor, en frente de la persona que yo amaba.

-   Karin- me detuvo agarrándome del brazo.
-   No me mires…- no quería que me viera así.
-   ¿Por qué lloras?
-   Yo… ese… este yo…
-   ¿Qué?- apareció en frente de mí.
-   ¡Yo no quería que ese fuera mi primer beso!- veía borroso a causa de las lágrimas.
-   Bueno, ya pasó, cálmate.
-   Y mucho menos en frente de ti.
-   …- no dijo nada, simplemente me secó las lágrimas y me miró fijamente.
-   Sólo, olvida lo que dije…
-   No quiero…- entonces noté que su rostro estaba más cerca del mío que de costumbre- además… te equivocaste…

    Eso me desconcertó un poco, ¿en qué me había equivocado?

-   Ya vas por el tercero…- entonces sentí sus labios posarse en los míos.

-   ¿Tercero?- pregunté apenas él se apartó de mí, mi corazón estaba alborotado y de seguro estaba sonrojadísima.
-   Aquella vez que soñaste que nos besamos, no fue un sueño, fue real, ¿el lugar del beso te resulta familiar?
-   El camino de cerezos donde viven tus abuelos.
-   Así es- me mostró una sonrisa.
-   Todavía no estás perdonado, me trataste muy mal…
-   Actué así porque Helen tenía el talismán, te lo robó durante la pelea sin que te dieras cuenta y necesitaba recuperarlo.
-   No tenías que ser tan duro conmigo.
-   Jajaja estabas celosa.
-   O///O ¿celosa?
-   Me gustas mucho aún cuando estás sonrojada- apoyó su frente contra la mía.
-   Esto debe ser un sueño- murmuré.
-   Si puedes sentir es porque todo es real…- me susurró para después volver a besarme.

    Rodeé su cuello con mis brazos, sentía mis cachetes calientes y mi corazón latía a mil veces por minuto.

-   ¡Qué escena más conmovedora!- escuché en eso una voz familiar, al apartarme de él clavé mi mirada en ella.
-   ¿Rose?

-   ¡Que comience el ataque!- escuché en eso la voz de Arom que hizo que mis pelos se me pusieran de punta.


Continuará.
"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [27/?] + extra
« Respuesta #77 en: Abril 02, 2011, 04:36:55 pm »
:wah Awwwwww que lindo!
eyyy se lo tinia bn guardadito conque la iva besado antes
y jajaja se dio cuenta que estaba celosa... bno quien no se daria cuenta jeje
me encanto ahhhhhh que lindooo!
Gracias Tamy me gusto mucho!
espero la conti...  :becho:


 

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [27/?] + extra
« Respuesta #78 en: Abril 04, 2011, 10:49:09 am »
Waaah!!!  :wah al fin el momento más esperado
Jajaja y sí que lo tenía bien guardado n.n, gracias Tamy por el cap, espero el siguiente n.n  :kawai:
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Tamy 8D

  • CABO
  • *
  • Mensajes: 127
  • KI: 5
  • Sexo: Femenino
  • La risa es un tranquilizante sin efecto secundario
Re:Recuerdos [28/28] + extra [FINALIZADO]
« Respuesta #79 en: Abril 23, 2011, 03:42:36 pm »
Primero que nada me disculpo por haber tardado tanto en actualizar u.u
pero es que mi compu sufrió de graves problemas, pero ya estoy de vuelta
espero que hayan disfrutado de esta historia
y aquí les dejo el último capítulo ^^


                                                                   Capítulo 28: "Batalla Final"

      Alexander y yo nos pusimos a la defensiva, alrededor de nosotros se habían abierto muchos portales, pero me quedé paralizada al ver quiénes salían de allí.
-   M-m-mamá, papá…- ver sus rostros nuevamente justo en frente de mí, me sentía la persona más feliz del mundo.
-   M-mamá- entonces oí a Alexander decir eso justo detrás de mí observando a una mujer encantadoramente hermosa.
-   ¡Ataquen!
-   Pero qué…

    Repentinamente nos comenzaron a atacar como si fueran unas marionetas de Arom.

    No comprendía lo que estaba pasando, ¿acaso ellos ya no estaban muertos?... ¿por qué estaban del lado de Arom?

    Lo único que podía hacer era detener sus ataques, mamá del tipo agua y papá del tipo fuego mientras que Alexander hacía lo mismo.

-   A este paso nunca llegarán a nada, es aburrido- pude oír la voz de mi hermana quejándose.
-   Ya está por terminar- Arom sonaba muy decidido, estaban observándonos como si nada.

    Era difícil detener los ataques de mamá y papá al mismo tiempo, y me estaba cansando, caí al suelo, en ese instante pensé que acabarían conmigo, pero no fue así, simplemente me arrebataron el talismán que colgaba de mi cuello.

-   ¡No!- Alexander trató de impedirlo.
-   ¡No te metas!- Arom golpeó a Alexander con una bola de energía negativa repentinamente.
-   ¡Alex!- él trató de ponerse de pie cuando Elric se metió en la pelea para ayudarnos.
-   Yo me encargo del entrometido- murmuró Rose avanzando hacia Elric.

    Me paré rápidamente y vi a Alexander de pie mientras le temblaban las piernas, iba a ir tras de él cuando me sujetaron con fuerza desde atrás.

-   ¡Mamá!... ¡papá!... ¡suéltenme!- parecían unos zombis bajo el control de Arom.
-   ¡Jaque mate!- añadió Arom alegremente cuando apareció justo en frente de Alexander, me miró fijamente antes de sonreírme y atravesarlo con una espada que no tenía ni la menor idea de dónde la había sacado.

    Me quedé en un estado de shock durante un largo rato, me arrebataron las piezas que en ese momento no me importaban, solamente me importaba el Alexander tirado en el suelo con los ojos cerrados y con una espada que le había atravesado.

    Definitivamente estaba harta de tanta crueldad, me habían arrebatado a las personas que yo más amaba, todo se tornó oscuro a mi alrededor cuando sólo loo pude ver a él en medio de toda esa oscuridad, a la persona a quien más odiaba en el mundo en aquel instante.

-   Karin querida, no llores.
-   ¡No me digas qué hacer!- ¿y a qué venía tanta amabilidad conmigo?
-   Yo te puedo devolver todo lo que has perdido.
-   Eso es imposible.
-   Sólo imagínate- a mi alrededor aparecieron todos- tu madre, tu padre, tu hermana, y tu amado, juntos para siempre llevando una vida feliz, la que siempre deseaste…

    Su oferta era demasiado tentadora, pues había acertado en el blanco, una vida feliz junto a ellos era lo que yo más anhelaba en el mundo, en ese momento me sentía extraña, quizás era su control mental, o quizás era la primera vez que empezaba a sentir una emoción que había visto en los demás, pero no en mí, “egoísmo”.

    Sus palabras resonaban una y otra vez en mi mente, su voz sonaba más fuerte que la de mis propios pensamientos.

-   Y lo único que tienes que hacer querida mía- continuó- es unirte a mí, ¿aceptas?

    ¿Yo?, ¿unirme con mi peor enemigo?... pero si él podía hacer todo lo que me había dicho, eso ya no me importaba, o era perderlo todo, o ganarlo todo, no me importaba el precio que debía pagar para ello, yo sólo… quería ser feliz.

-   Acepto…- dije casi sin voz, pero igual sirvió de respuesta.
-   Trato hecho- me estrechó la mano, yo le pasé la mía sin bacilar, entonces un brillo rojizo se extendió por toda la zona.

    Entonces lo comprendí todo, Rose ya estaba muerta al igual que mamá y papá… y… Alexander, todo era una ilusión, me había engañado, sólo iba a estar con esas personas imaginarias y pretendería ser feliz creyendo que ellos estaban vivos, pero simplemente sería una loca.

-   La victoria es mía- pude ver una sonrisa dibujada en su rostro antes de que me viera envuelta dentro de una enorme caja cristalina.

    Sin duda era magia negra avanzada y entonces noté que yo estaba unida al amuleto.

-   Ahora tú también eres parte del talismán, y como eres una parte viva de él, puedes contarme todos sus secretos quieras o no.

     Había sido engañada, otra vez dejándome llevar por lo que me dicen los demás, ¿cuándo cambiaría eso de mí?, ya no me importaba si el mundo se caía en pedazos, ya no me importaba si me quedaba allí atrapada para siempre.

_______________________ (Versión de Alexander)_______________________

    Abrí los ojos con dificultad, no podía abandonarla, entonces sólo lo vi a él, parado con el talismán entero en la mano.

-   ¿Q-qué hiciste con ella?- no había nada qué absorber en ese lugar desierto y el dolor era inmenso.

    Entonces vi a Jaret, Jane, Noah, Elric y a papá congelados.

-   Está aquí adentro- respondió llamando nuevamente mi atención.
-   ¡Mentira!
-   Piensa lo que quieras- me observó detenidamente- lo había olvidado, los ángeles de energía son difíciles de aniquilar.
-   Dónde está ella…
-   Ya te lo dije, pero bueno, acepta tu derrota, no puedes destruir el talismán porque ella terminaría muriendo, no puedes hacer que te oiga, sólo me oye a mí, el mundo va a ser mío, pero primero…

    El talismán colgaba de su cuello, le miró con malicia antes de preguntar.

-   ¿Cómo se asesina a un ángel de energía?
-   Sólo puedes acabar con uno de ellos si es asesinado por uno de su especie o si no soporta el dolor, es imposible que muera desangrado porque sus células se regeneran a gran velocidad antes de que eso pase- era la voz de ella, pero, ¿cómo había pasado eso?
-   ¿Ahora me crees?
-   ¿C-cómo pasó eso?
-   Magia negra, quería que los reviviera, pero sigue siendo muy ingenua, una vez que la utilice a mi antojo voy a romper en pedazos el talismán para que nadie quiera revelarse ante mí, su nuevo Dios.
-   Sí que estás loco para creer que eres un Dios.
-   Esa no es la forma de contestarme, y menos si la vida de las personas que amas están en mis manos- señaló a mis amigos con el dedo índice.

    Odiaba su juego, no sabía de dónde venía esa energía extraña que corría por mis venas, el poder era inmenso, tanto poder que se sentía tan bien, sólo quería masacrarlo para que nada quedara de él, mi mente se llenó de malos pensamientos mientras el odio me apretaba el pecho.

-   ¿Qué está pasando?- me observó con miedo.
-   Está absorbiendo la energía negativa del ambiente, que es mucha ya que es tierra de demonios, este podría ser tu fin si no lo paras ahora- añadió ella.

    Yo no estaba enterado de que podía hacer eso, y de seguro mis ancestros tampoco, mis ganas de acabar con él eran demasiado poderosas, mi ira era tan grande que quería destruir todo a mi paso, y eso lo estaba haciendo sin darme cuenta.

    Las marcas de mis pisadas se quedaban dibujadas en la tierra mientras avanzaba hacia él, mis ojos podían ver sus movimientos como si estuvieran en cámara lenta, creó una espada mucho más grande con su magia y me atacó, sin duda era un buen oponente, pero mis ansias por derrotarlo eran más fuertes.

    Sentí que me volvió a atravesar, pero aproveché esa cercanía para arrebatarle el talismán, se veía como un gatito inofensivo cuando lo miré desde arriba, y finalmente cayó, manché mis manos de sangre, pero la venganza se sentía tan bien, sus aliados acudieron para rescatarlo, no podía controlar mis acciones y terminé destruyendo todo a mi alrededor.

    Los demonios que estaban de su lado, Laurent, la ilusión de Rose, los troles, todo acabó en cenizas, me sentía en la cima, me sentía el ser más poderoso de todos, cuando al observar desde las alturas todo el caos que había producido, me sentí la persona más miserable del mundo porque no tenía ni la menor idea de cómo salvarlos a ellos.

    Miré mi reflejo en el cristal que llevaba en la palma de la mano, mis alas negras, a mi alrededor se notaba una gran cantidad de energía negativa, y mis ojos de un tono rojo oscuro casi como un ángel diabólico.

    Apenas mis pies tocaron el suelo me rendí ante el cansancio siendo mi último recuerdo cuando me caí al suelo en medio de las ruinas y vi una extensa luz esparcirse por todo el lugar.

-   Bien hecho, todo va a estar bien- me aseguró mi abuelo antes de que cerrara los ojos.

    Confiaba plenamente en él ya que su habilidad era ver el futuro.

-   Despierta dormilón- escuché en eso una voz familiar en tono de burla.
-   Mmn- me quejé abriendo los ojos con pereza cuando la vi más cerca que de costumbre.

    Se veía más hermosa que nunca, en su rostro estaba dibujada una amplia sonrisa mientras me miraba de una forma encantadora.

-   Ya era hora, estuviste así durante dos largos meses.
-   ¿Tanto tiempo?
-   Sí, y no pongas esa cara, todos están bien.
-   Me alegro.
-   Jaret se casa mañana con Jane- añadió ella repentinamente.
-   ¿En serio?
-   Sí, al fin pudo hacer que su pueblo volviera a estar como antes, Rose sólo era…
-   Una ilusión, ya lo sé.
-   Es una lástima- murmuró ella algo entristecida.
-   Ven acá- añadí antes de agarrarla entre mis brazos y besarla.
-   ¡Hey!- me dio un golpe en la cabeza apartándose de mí con el rostro completamente colorado.
-   ¡Ouch!- me quejé.
-   ¡No toques donde se te da la gana!
-   ¿Por qué?
-   Porque…- no sabía qué decirme, pero era evidente que le daba vergüenza- bueno, porque yo…
-   Te quiero- le di un abrazo para después volver a besarla- es por eso que no puedo controlar a mis manos.
-   Esa es la excusa más estúpida que escuché en toda mi vida- añadió cariñosamente, cosa que no esperaba- pero te autorizo a que hagas lo que quieras.

    Comencé besándole el cuello para después simplemente dejarme llevar.

____________________Mientras tanto…_______________________
Abuela Megan: Como que ya se están tardando, se suponía que sólo iba a despertarlo.
Abuelo Robert: Déjalos que se diviertan.
Abuela Megan: ¿¡Qué!?
Hernán: Tranquilízate… los tiempos cambian.
Abuelo Robert: Como si cuando éramos jóvenes no nos divertíamos así.
Abuela Megan: ¡Hombres!- enfurruñada y de brazos cruzados. 

Fin.

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad. La vida no se ha hecho para comprenderla, sino para vivirla. Y al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años"

Desconectado Nicky

  • CLUB DE DAMAS
  • ***
  • Mensajes: 43
  • KI: 2
  • Sexo: Femenino
  • El amor es la única cosa que crec cuando se repart
Re:Recuerdos [28/28] + extra [FINALIZADO]
« Respuesta #80 en: Abril 24, 2011, 09:07:45 pm »
 :wah  :wah QUÉ GRAN FINAL!!!

De verdad me encantó de principio a fin, aunque es una lástima que haya terminado ya  :adio:
Me encantó, no encuentro palabras que resuman cómo me siento ahora que lo acabo de leer todo...  :kawai:
muchas gracias Tamy por el fic xD
"La vida es como una leyenda, no importa lo larga que sea, sino que este bien narrada"

Desconectado Daniela

  • Sargento Segundo
  • *
  • Mensajes: 283
  • KI: 7
  • Sexo: Femenino
  • Desciende sobre mi como la brisa
Re:Recuerdos [28/28] + extra [FINALIZADO]
« Respuesta #81 en: Mayo 06, 2011, 02:59:49 pm »
Awwwwww que lindo final tamy
que pesar que ya se termino  :triste: pero estubo genial de principio a fin como dice niky
si puedes sigue publicando mas fanfic que yo te sigo
buen trabajo  :becho: